Biberón
:: Tesis ::
Autor: Paola Valdés
Fecha: Septiembre 2001
 
     
 

En la actualidad el hombre está expuesto a un bombardeo de productos, muchos de éstos sólo generan nuevas necesidades, este es el caso de los productos para bebés; como un niño nunca nos va a decir qué le gusta o qué necesita, nosotros tenemos que basarnos en la experiencia de las madres, así como en sus gustos, para desarrollar un producto que cubra y resuelva aspectos reales.

En Estados Unidos, así como en otros países europeos, se ha comenzado a trabajar con nuevos estilos de biberones, cambiando su aspecto formal y su base funcional, sólo que basan sus ventas en enfermedades inexistentes.

En los biberones nos encontramos con un problema común, la limpieza, ya que las madres suelen ser obsesivas en la higiene de todo producto relacionado con sus hijos; también podemos considerar que las mujeres deciden qué marca o qué tipo de biberón adquirir basándose en el consejo de la madre o del pediatra.
En esta sociedad se requiere de productos que nos proporcionen la mayor cantidad de beneficios posibles y, en el proceso creativo de estos objetos nos enfrentamos a la falta de credibilidad y confianza por parte de las empresas dedicadas a su fabricación.

La familia mexicana ha experimentado un cambio radical en los últimos años, ya que la mujer tiene que trabajar para mantener una situación económica estable, esto hace que un producto como el biberón aumente su demanda por ser éste la vía de alimentación alterna de uso común por su efectividad y comodidad.


Un biberón tiene que combinar los siguientes factores: función (capacidad, limpieza, etc.), ergonomía (comodidad), forma (atractivo). Para esto se requiere de la colaboración de pediatras que asesoren el proyecto desde el punto de vista función/higiene, para crear un producto que logre una aportación de diseño al mercado nacional; que contribuya al desarrollo tecnológico que el país necesita y, que eleve los índices de calidad existentes en los productos para bebés, con precios de venta que no sobrepasen los dieciséis pesos.

Las principales características de un biberón deberán ser:
* Resistencia al proceso de esterilización, transparencia y fácil de limpiar entre otras.
* Los materiales adecuados que nos pueden ofrecer todas las ventajas para obtener un producto de alta calidad son:
Mamila de silicón líquido por transparencia, resistencia al envejecimiento, mejores sistemas productivos (bajo costo).
Botellas de policarbonato por transparencia, ligero, resistente al calor, estabilidad dimensional, etc.
Accesorios (taparrosca, disco de seguridad y capuchón) fabricados en polipropileno ya que son ligeros, resistentes, económicos, etc.
Concluimos que el perfil del producto adecuado para el diseño y la fabricación de la botella es:
Biberón angular con una inclinación máxima de 40 grados para reducir desperdicios en los procesos de fabricación, interior ultraliso y capacidad de 270 ml. (9 oz.).
La inclinación corresponde a la posición de la mano más cómoda para la madre. Al tener angulado todo el cuerpo de la botella siempre se tiene líquido en la mamila, evitando así la entrada de aire al estómago del bebé y provocando en éste una inclinación óptima para la ingestión de los alimentos, manteniendo una relación adecuada de altura/área que proporciona mayor continuidad en la presión del alimento, evitando que el bebé realice esfuerzos innecesarios y se torne difícil alimentarlo.